a los pies de la cruz

Nuevos artículos

Archivo

Martes 28 noviembre 2006

una chispa del fuego de Tu Amor...

Hoy, mientras estaba en la capilla haciendo mi turno de adoración, te miraba en la custodia y pensaba en como Tú, siendo Dios, te has hecho pequeñito para estar conmigo... ¡Es maravilloso, Señor!... Tú, el Mesías... el Cristo... el Hijo de Dios... te haces pan para alimentar mi alma y darme vida eterna... Tú, el Rey de reyes y Señor de señores... te apocas como hiciste hace dos mil años en Belén, para estar cerca de mí... ¡cerca de un pecador indigno como yo!... Gracias mi Señor, mil gracias...

¿Sabes?... mirarte en la Eucaristía me hace reflexionar sobre mi forma de ser... en como a veces me siento autosuficiente... en como me pienso “grande”, importante... aunque sólo sea por un momento, aunque tan sólo sea una idea... aunque enseguida recapacite y vuelva a la realidad... ¡que falta de conciencia de mi parte!... la realidad es que no soy nada, Señor... el más pequeño e insignificante de tus siervos... el más indigno... el que menos merezco estar ante Ti... sin embargo, ¡Tú me has llamado a mí para estar en Tu Presencia!... esto es a lo que se refería Iván cuando hablaba del “misterio de predilección”...

Señor... estoy conciente que no merezco todo el amor y la misericordia que derramas sobre mí... estoy conciente de que no soy digno de Ti... pero me siento feliz de que a pesar de todo esto, Tú me amas... Tú me amas con Amor eterno... me amas con el Amor de Dios... con el Amor redentor... con el Amor que transforma, que libera y que salva...

Esta noche, mi amado Jesús... quiero pedirte la gracia de poder amarte con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas... de poder amarte más que todos los santos... de poder amarte con el amor de Tu Santísima Madre... concédeme una chispita de ese fuego ardiente que abrasa Tu Corazón... para que inflamado por Tu Amor, pueda amarte como Tú mereces ser amado...

Buenas noches, mi amado Jesús...

Lunes 27 noviembre 2006

presentándote las intenciones de mis amigos...

Señor... en esta noche, antes de retirarme a descansar, quiero presentarte dos proyectos que he tenido muy presentes durante el día... primero, la Vigilia de Ayuno y Oración que está organizando Iván con el grupo de oración San Pablo... Señor, Tú conoces la necesidad de oración que hay en nuestra isla... Tú sabes que vivimos en medio de una sociedad que ha perdido sus valores morales... una sociedad egoísta y vanidosa... una sociedad llena de soberbia que piensa que todo lo puede sin Ti... Jesús, Tú que eres grande y misericordioso, permite que esta Vigilia ayude a crear conciencia en el pueblo... que ayude a abrir su corazón a Ti... y pedir Tu perdón...

El otro proyecto que quiero presentarte es el grupo de oración que quiere formar Vivian... creo que el nombre del grupo es “Cadena de Amor” y piensa realizar una gran cadena de oración para orar por las víctimas de la violencia doméstica... Señor... Tú que sabes todas las cosas que pasan... Tú que conoces los corazones de las víctimas... y de los victimarios... Te ruego que ayudes a Vivian a formar este grupo, que pongas en su camino las personas que Tú quieres estén en este grupo... Te pido por las víctimas de la violencia doméstica en nuestra isla, sana sus heridas... restáuralas y ayúdales a perdonar... Te pido también por los agresores... ilumínalos para que puedan ver ola realidad de sus acciones... toca sus corazones y ayúdales a regresar a Tus Brazos...

Por último, quiero presentarte nuevamente la intención de Linda... Señor... que seas Tú quien guíe sus palabras, sus acciones y sus decisiones... para que Tu Plan pueda realizarse en su vida y la de sus seres queridos...

Gracias por escucharme y porque sé que tienes estas intenciones muy cerca de Tu Corazón... En nombre de todos ellos: ¡muchas gracias Señor!

Domingo 26 noviembre 2006

Mi amado Jesús...

Mi amado Jesús... ya por fin en esta semana todo debe volver a la “normalidad”... de verdad que me siento un poco cansado... y aunque siempre digo que “sí” y no me quejo, me doy cuenta de que no estoy rindiendo todo lo que debería... si no fuera por Ti y porque Tú eres quien me sostiene, hace tiempo que hubiera flaqueado... Gracias, Señor, porque es Tu promesa la que me impulsa a dar un poco más... y aun en medio de la fatiga, sacar fuerzas de Ti para completar la tarea...

«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»

(Mateo 11,28-30)

Sí... contigo la carga se hace ligera, porque eres Tú quien la toma sobre sí... ya no hay preocupaciones, ni ansiedades... estoy en Tus manos y Tú te encargarás de hacer lo que más convenga... ¡Gracias!

Hoy quiero darte gracias por la guagua... yo sé que no merezco esto Señor, Tú sabes como me siento... Tú sabes cual es mi preocupación... Tú lo conoces todo, Señor, y yo quiero confiar en Ti... sé que eso es lo que quieres que aprenda a hacer... pero, como hombre, a veces quisiera poder ver más allá... saber con claridad si estoy dando el paso correcto... Ayúdame a poder conocer Tu Voluntad... quiero hacer las cosas como Tú lo quieras, ayúdame a obedecerte y a serte fiel...

También quiero darte gracias por el hermoso mensaje que recibimos de la Virgen en el día de ayer... Gracias por sus palabras de aliento y por su invitación a dejarnos guiar por Ti: el Buen Pastor... ¡Si la gente pudiera comprender que Medjugorje es un “tiempo de gracia”!... ¡Si pudieran aprender a escuchar y a vivir los mensajes!... Señor, ¡es tu Madre la que nos habla!... y nos hace un llamado urgente a la conversión... y hay tantas personas que están ciegas, ciegas por los vicios y por el pecado... ciegas por la envidia y los celos... ciegas por el odio y la falta de perdón... ¡Ayúdanos Señor!... danos una voz potente para gritar al mundo Tu mensaje... para proclamar que Tú estás vivo y nos llamas a la conversión...

Hoy quiero presentarte a todas esas personas que nos piden oración, en especial, a los que dejan sus intenciones en “tengoseddeti.org”, a los que nos acompañan cada semana en el grupo de oración, y todos los adoradores y personas que te visitan en la Capilla Santa Rosalía... Tú que conoces lo más íntimo de sus corazones, concédeles en este día eso que más necesitan para crecer en santidad y acercarse a Tu Misericordioso Corazón...

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en el principio, por los siglos de los siglos...
Amén

Jueves 23 noviembre 2006

Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Mi amado Jesús... hoy es Día de Acción de Gracias... día de hacer un alto en las labores cotidianas y cobrar conciencia de todas las bendiciones que derramas sobre mí cada día... día de volver la mirada al Cielo para decirte: Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Gracias por la vida... y por las ganas de vivirla... por Ti y para Ti... Gracias por mi esposa, por haber tocado su corazón y por mostrarle toda Tu grandeza... Gracias por mi hijo y por estar obrando en su vida... Gracias por mis padres... por mi hermana, su esposo y mis sobrinos... Gracias por toda mi familia... y gracias por todo el amor que me ofreces a través de ellos... Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Gracias por mis compañeros de trabajo... por mis amigos, en especial todos esos que comparten mi fe y me ayudan a perseverar en el camino hacia la santidad... Gracias por las personas que pones en mi camino cada día: en el trabajo, en la parroquia, en la universidad y a través de la Internet... Gracias por las palabras que me diriges por medio de ellos... y por permitirme servirte de vocero cuando quieres hablarle a alguno de ellos... Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Gracias por mi trabajo... y muchas gracias por los apostolados en los que me has llamado a servirte... Gracias, porque a pesar de mi insuficiencia, de mi pequeñez y de mi falta de capacidad, Tú siempre te manifiestas y suples lo que me falta (¡qué es casi todo!) para poder completar Tu obra... y gracias, porque cuando más cansado me siento, me fortaleces y me das aliento para poder seguir adelante... Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Gracias por las bendiciones y las gracias que derramas sobre m, sobre mi familia y sobre mis seres queridos... Gracias por el don de la oración... y por todas las súplicas escuchadas y los favores concedidos... Gracias por el don de la fe... por el don de la confianza... y por toda la Paz que has traído a mi vida... Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Gracias por los momentos de prueba... por las dificultades... y por los combates espirituales... y muchas gracias porque me has acompañado a través de cada uno de esos momentos y situaciones... cargándome, guiándome e impulsándome a seguir un poco más... Gracias por la paciencia que me has tenido... y por esperarme con los brazos abiertos cada vez que me alejé y luego arrepentido volví a Ti... Gracias Señor, gracias de todo corazón...

Como te decía al comienzo, hoy es día de hacer un alto... un alto en nuestros trabajos y en nuestras prisas... un alto en nuestras situaciones particulares, en nuestras penas y en nuestras alegrías... un alto en nuestras vidas... y decirte: Por todo, gracias Señor, gracias de todo corazón...

Domingo 19 noviembre 2006

la gracia de vivir conciente de Tu Presencia...

Señor... sé que hace una semana que no escribo nada en el diario, pero Tú sabes el poco tiempo que he tenido, con este asunto del IVU y Hugue de vacaciones, apenas he tenido tiempo para escribir... pero, al menos, parece que ya todo está volviendo a la normalidad así que espero poder volver a escribir todos los días...

¿Sabes?... ayer te decía que quería poder aprender a vivir en Tu Presencia todo el tiempo... Sería hermoso poder tener conciencia de que Tú estás conmigo siempre, viendo todo lo que hago y escuchando todas las palabras que salen de mi boca... más aún, que Tú estás al tanto de cada pensamiento que pasa por mi mente y cada sentimiento que nace en mi corazón... La verdad, es que más que hermoso, sería provechoso... porque estoy seguro que si tengo conciencia de Tu Presencia a mi lado, siempre y en todo momento, Señor, ¿entonces cómo iba a ofenderte?... ¡Qué gracia más maravillosa sería esa, Señor!

Por eso, en este día que celebramos una doble fiesta mariana: la Solemnidad de María, Madre de la Divina Providencia, patrona de Puerto Rico; y la fiesta de María, Madre de la Misericordia, la patrona de nuestra parroquia... te pido, en unión a tu Madre, la Santísima Virgen María, la gracia de poder sentirte a mi lado siempre... de poder ver Tu Mano en todos los sucesos de mi vida... de poder escuchar Tu Voz , dirigiéndome y guiándome en cada paso del camino... que mi corazón lata por Ti... que mi pensamiento te piense siempre... que Tú y sólo Tú seas el centro y eje de mi existir...

Y tú, Madre Santísima, te pido que me cobijes en tu Corazón Inmaculado... me acojas, me ampares y me protejas... y cada día me ayudes a acercarme un poquito más a tu amado Jesús...

Domingo 12 noviembre 2006

Quien encuentra un amigo...

Señor... anoche estuvimos celebrando el cumpleaños de Allison y estaba pensando en las palabras que ella dijo cuando agradecía la presencia de los que estábamos allí:

“La Palabra dice:
«quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro»...
¡el Señor me ha bendecido con muchos tesoros!”

Pensaba, mi querido Jesús, que nunca te he dado gracias por todos los amigos que tengo... especialmente, por todas esas personas maravillosas que has puesto en mi vida y que me impulsan a seguir en este peregrinar hacia Ti... para esos amigos que con su ejemplo de vida y con sus oraciones, me acercan cada día más a Tu Amadísimo Corazón... te pido que derrames gracias abundantes sobre ellos y sus familias... y que llenes sus vidas de Tu Presencia...

Te doy gracias por todos aquellos amigos que hace tiempo que no veo o que no he sabido de ellos... gracias por los que me han ayudado en los momentos de dificultad... o me han consolado en los momentos de tristeza... gracias por aquellos con los que he compartido una risa... y una lágrima... por los que nunca me juzgaron y siempre dijeron: “presente”... Para todos ellos, te ruego que dejes caer sobre ellos una lluvia de bendiciones en esta noche...

Gracias por las personas que laboran conmigo día a día... por mis empleados y por mis clientes... pues también ellos son fruto de la amistad... Gracias por mis amigos en la Parroquia... en Santa Rosalía... en la universidad... y por todos aquellos que me has presentado a través de las páginas a los pies de la Cruz y “tengoseddeti.org”... Para ellos te pido una nueva efusión del Espíritu Santo, para que puedan sentir en sus corazones el gozo de Tu Amor...

Por último, quiero darte las gracias por el más grande y maravilloso de todos los amigos... por ese que siempre ha estado ahí, aún cuando yo estaba lejos... por ese que me ama incondicionalmente, hasta el punto de dar su vida por mí... Gracias, mi buen Jesús, por el inmerecido privilegio de poder llamarte: ¡amigo!

Un amigo fiel es un refugio seguro: el que lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio, no hay manera de estimar su valor. Un amigo fiel es un bálsamo de vida, que encuentran los que temen al Señor. Él que teme al Señor encamina bien su amistad, porque como es él, así también será su amigo.

(Eclesiástico/Sirácides 6,14-17)


Sábado 11 noviembre 2006

el don de la perseverancia...

Señor... anoche estuve en Misa y cuando salí, aproveché para comprar El Visitante... ¡qué sorpresa me diste... no esperaba encontrar publicado el comentario al Mensaje de Medjugorje!!!

Tengo que reconocer que tienes una forma especial de decir las cosas... precisamente en estos días en que me siento cansado y que estoy tratando de hacer un esfuerzo por orar con más profundidad... Tú me contestas con mis mismas palabras... ¡hay que perseverar!

Y es estos momentos, cuando nos sentimos así: faltos de motivación... que es más importante el don de la perseverancia... es ahora cuando más necesitamos agarrarnos de Ti... aunque nos falten las fuerzas... aunque nos parezca que Tú no estás cerca... si extendemos nuestra mano con fe, la Tuya estará allí para agarrarnos...

Gracias, mi amado Jesús... gracias, porque estos días me han ayudado a comprender un poquito más la necesidad que tengo de Ti y de Tu Amor... y ahora entiendo que todo tiene un propósito... aunque yo, dentro de mi limitación, no pueda verlo o entenderlo... todo tiene una razón de ser... y sólo hay que confiar en que Tú estás dirigiéndolo todo...

Jueves 09 noviembre 2006

aunque no pueda escucharte...

Señor... sé que hace unos días que no te escribo nada en el diario... pero Tú sabes cómo me he sentido durante esta semana... con el trabajo, el examen y la hoja parroquial... me siento cansado, Señor... cansado física y espiritualmente... y aunque he tratado de escribir, es como si no hubiera inspiración, como si estuviera “seco”... por eso, aunque hablo contigo todo el tiempo, no he recogido ningún pensamiento aquí...

Pero hoy decidí “obligarme” a escribir... escribir aunque sean unas líneas... aunque las ideas no fluyan como siempre y sólo sean sólo frases sueltas... aunque no tenga “ganas” de escribir, estos sentimientos también deben ser recogidos en el diario...

Otra vez quiero pedirte perdón porque sé que el martes, cuando estuve en la Capilla contigo, te estuve reprochando el silencio en que me tienes... es cómo si solamente te limitaras a escuchar, sin decirme nada... pero, Señor, ¿quién soy yo para reprocharte nada?... si Tú quieres guardar silencio y dejarme caminar sólo en este momento, Tú sabes lo que haces y yo sólo tengo que confiar en que eso es lo mejor para mí en este momento... algo me querrás enseñar... pero Tú sabes lo torpe que puedo ser a veces... de nuevo, ¡perdóname!

¿Sabes?... el martes en la noche, después de la clase de Iván, estaba pensando en la “noche oscura”... ese desierto espiritual por el que algunos atraviesan en su vida de oración... ¿acaso es ahí donde quieres llevarme?... no lo sé, Señor... no sé lo que quieres... pero lo que sí sé es que no quiero soltarme de Ti... que aunque no te escuche, ni te vea, ni te sienta... yo sé que Tú estás ahí... escuchando... y aunque no tenga deseos de orar, ahora es cuando tengo que abandonarme más a la oración... por eso, te doy gracias por la Consagración que empezamos el domingo... voy a poner todo mi empeño por terminarla... no sólo terminarla, sino vivirla aunque ahora me resulte un poco más difícil...

Señor... aunque no pueda escucharte... yo sé que estás ahí... y sé que tienes tu mirada puesta en mí en este momento... por eso, antes de irme a dormir esta noche, sólo quería decirte que ¡TE AMO!... buenas noches...

Viernes 03 noviembre 2006

Orando con María, la desatadora de nudos...

Jesús... anoche, después que salí de la clase, tenía necesidad de estar contigo... de verte... de hablarte... de sentir Tu Amor y esa Paz que se respira en Tu Presencia... por eso me fui a la Capilla Santa Rosalía... ¿Sabes?, no es hasta ahora que me doy cuenta que fuiste Tú quien me llamaste para estar en la Capilla anoche... para orar por las personas que pusiste en mi corazón...

Por eso hoy quiero seguir orando por ellos y sus problemas y necesidades particulares... en especial, te presento a Tere, a su hermana y a su mamá, pidiéndote que pongas en sus corazones el deseo del perdón y la reconciliación, y traigas paz a sus vidas... Por Maldy, suplicándote que toques sus corazón y lo ayudes a encontrar su camino hacia Ti... Por Irene, rogándote que le tiendas Tu Mano y la guíes fuera del túnel donde se encuentra... Por Rosita, su esposo y su familia, pidiéndote que restaures el amor y la unidad en esa familia... Por Hugue y su situación familiar, para que traigas perdón y paz a esta familia...

Hoy te los presento por intersección de Tu Santísima Madre, “desatadora de nudos”... pidiéndote que desates los nudos de la ira... del rencor... del desanimo... de la frustración... del egoísmo... de la envidia... del orgullo... de la soberbia... de la depresión... Rompe las cadenas que los mantienen atados al pecado... al mundo... a la carne... Arranca de ellos todo lo que no te pertenece... límpialos... libéralos... restáuralos... Concédeles un corazón nuevo... un corazón manso y humilde como el Tuyo... un corazón que sea capaz de amar y perdonar como Tú haces con nosotros... y llénalos de Paz...

Oración a Santa María, desatadora de nudos

Santa María, llena de la presencia de Dios, durante los días de tu vida aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre, y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones. Ya junto a tu Hijo intercediste por nuestras dificultades y, con toda sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desenredar la madeja de nuestras vidas. Y al quedarte para siempre como Madre Nuestra, pones en orden y haces más claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Tú que con corazón materno desatas los nudos que entorpecen nuestra vida, te pedimos que nos recibas en tus manos y que nos libres de las ataduras y confusiones con que nos hostiga el que es nuestro enemigo. Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo, líbranos de todo mal, Señora Nuestra y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios, para que libres de toda confusión y error, los hallemos en todas las cosas, tengamos en El puestos nuestros corazones y podamos servirle siempre en nuestros hermanos. Amén.

Señor... quiero darte gracias porque sé que los has acogido en tu Corazón Misericordioso y que estás derramando gracias y bendiciones sobre ellos en este momento... Cuídalos y protégelos en este día... y todos los días de sus vidas... Amén...

Miércoles 01 noviembre 2006

el día de todos los Santos...

Amadísimo Jesús... ayer, en la clase de espiritualidad, hablábamos sobre la santidad y de cómo todos tenemos la vocación a ser santos... para eso nos creó el Padre, para poder llegar un día a la Patria Celestial... pero, ¡qué difícil se hace este camino hacia la perfección y que lejos estamos nosotros de lograrlo!...

Ayer, mientras Iván nos hablaba de las maravillas del Cielo, pensaba en lo indigno que soy... cómo diría Iván: “¡Señor, es qué soy flojo!”... y mientras venían a mi mente mis muchas faltas, pensaba que un pecador como yo no puede aspirar a la santidad... Señor, ¡no sería capaz de dar ni un paso si no fuera por Tu Gracia!... y sin embargo, Tú has puesto este deseo en mi corazón... fue entonces cuando recordé lo que decía Santa Teresita: que Tú no pones anhelos en un corazón que el alma no pueda cumplir...

Por eso este día es especial... hoy podemos mirar a todos esos que vinieron antes que nosotros... personas de “carne y hueso”, con las mismas debilidades y pasiones que las mías... pero que supieron perseverar, esforzándose cada día más... levantándose después de cada caída... y con el tiempo y ayudados por Tu Gracia, pudieron alcanzar esa meta maravillosa de la santidad... y pudieron ver Tu Rostro... y junto a la Virgen y los ángeles, adorarte, bendecirte, alabarte y glorificarte por toda la eternidad...

HIMNO

Patriarcas que fuisteis la semilla
del árbol de la fe en siglos remotos,
al vencedor divino de la muerte
rogadle por nosotros.

Profetas que rasgasteis inspirados
del porvenir el velo misterioso,
al que sacó la luz de las tinieblas
rogadle por nosotros.

Almas cándidas, santos Inocentes
que aumentáis de los ángeles el coro,
al que llamó a los niños a su lado
rogadle por nosotros.

Apóstoles, que echasteis en el mundo
de la Iglesia el cimiento poderoso,
al que es de la verdad depositario
rogadle por nosotros.

Mártires que ganasteis vuestra palma
en la arena del circo, en sangre rojo,
al que es fuente de vida y hermosura
rogadle por nosotros.

Monjes que de la vida en el combate
pedisteis paz al claustro silencioso,
al que es iris de calma en las tormentas
rogadle por nosotros.

Doctores cuyas plumas nos legaron
de virtud y saber rico tesoro,
al que es raudal de ciencia inextinguible
rogadle por nosotros.

Soldados del ejército de Cristo,
santas y santos todos,
rogadle que perdone nuestras culpas
a aquel que vive y reina entre vosotros.
Amén.

Vísperas, Liturgia de las Horas
Solemnidad de Todos los Santos

Gracias Jesús, porque sé que eres Tú quien me llama y que deseas que pueda estar contigo un día... ¡gracias!