a los pies de la cruz

Nuevos artículos

Archivo

Jueves 26 abril 2007

buscando hacer Tu Voluntad...

Señor... es de madrugada y como no tengo sueño, abrí la Biblia para leer algún pasaje que meditar mientras me dormía... y me encontré con esta súplica en el libro del Eclesiástico (Sirácides):

¡Señor, Padre y Dueño de mi vida, no me abandones al capricho de mis labios, ni me dejes caer por culpa de ellos!

¿Quién aplicará el látigo a mi pensamiento, y a mi corazón la disciplina de la sabiduría, para que no se perdonen mis errores ni se pasen por alto mis pecados?

Así no se multiplicarán mis errores ni sobreabundarán mis pecados, ni caeré ante mis adversarios, ni mi enemigo se burlará de mí.

Señor, Padre y Dios de mi vida, no me des unos ojos altaneros y aparta de mí los malos deseos. ¡Que la sensualidad y la lujuria no me dominen, no me entregues a las pasiones vergonzosas!

Sirácides 23, 1-6

Mi buen Jesús... esta madrugada, antes de dormir, me uno a la oración del sabio y te ruego que me ayudes a dominar mis deseos y pasiones... concédeme el don de la humildad... de la mansedumbre... de la fidelidad... y sobre todo, el don de temor de Dios... para que te tenga presente en mi vida... y siempre busque hacer Tu Voluntad...

Señor y Dios mío... Tú conoces todo sobre mí... mis faltas, mis pecados, mis debilidades... conoces mis flaquezas y mis flojeras... y todas esas cosas que me apartan de Ti... por eso, está noche te pido perdón... perdón por mi vida pasada... perdón por todas las veces que te ofendí... o que ofendí a uno de mis hermanos... pero sobre todo, perdón por las veces que fallé a Tu Mandamiento del amor... y por las veces que por la prisa, por indiferencia o por orgullo, dejé de hacer ese bien que Tú esperabas de mí...

Te suplico, mi Dios... ayúdame a tener la mirada y el corazón siempre puestos en Ti... y que todo lo que piense, diga, escuche o haga sea para Tu Gloria... amén...

Domingo 22 abril 2007

«Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres»...

Señor... hace un rato llagamos de la actividad “Santurce se pone sabroso” donde teníamos un quiosco para el hogar de las niñas... de verdad que a veces nos afanamos por hacer las cosas, ponemos todo nuestro esfuerzo y... las cosas no siempre salen como esperamos... Hoy, después de tanta preparación y de tanto corre y corre, la lluvia no nos permitió vender lo que llevamos... pero Tú conoces mejor que nadie las necesidades de las niñas... y sé que al igual que has hecho tantas veces, Tú proveerás sus necesidades de alguna manera... por eso, desde ahora te doy las gracias...

Mi amado Jesús... después del cansancio del día... “bajo un poco las revoluciones” y vuelvo a leer las lecturas para este día... y releo la frase que Pedro y los Apóstoles dijeron al Sanedrín: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres»... ¡cuánta sabiduría se encierra en esa frase tan corta... si verdaderamente la siguiéramos!!!!!!... Pero no... nos falta valor... nos cuesta testimoniar... y casi nunca hablamos de Ti... ni siquiera en nuestra familia...

Señor... nos ha tocado vivir en un tiempo donde se nos quiere separar de Ti... te han sacado de las escuelas... de los trabajos... de los gobiernos... y hasta quieren sacarte de las familias... pero para un verdadero cristiano, Señor... Tú eres la medida por la cual se miden todas las cosas y todas acciones...

Por eso, te pido... damos la valentía para gritar que Tú eres lo más importante en nuestra vida... y danos el coraje para defenderte a Ti... y a Tu Iglesia... sin importar las consecuencias porque cómo dice la Palabra: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres»...

Domingo 15 abril 2007

a quien más ama, más se le perdona...

Amadísimo Jesús... en este día celebramos la Fiesta de la Divina Misericordia, refugio y amparo para todas las almas... especialmente, para los pobres pecadores... Tú le dijiste a Santa Faustina que Tu Misericordia es la última tabla de salvación para esta humanidad que se encuentra tan alejada de Ti... por eso prometiste que hoy estarían abiertas las entrañas de Tu Misericordiosísimo Corazón... y que derramarías gracias incontables a todas las almas que se acerquen confiadas a Ti...

Por eso hoy, mientras conversaba contigo durante la Comunión... pensaba en las Palabras que le dijiste a Simón, el fariseo que te invitó a su casa a comer... estando allí con ellos, llegó una mujer, pecadora pública, y echándose a Tus pies, los mojaba con sus lágrimas y los secaba con sus cabellos, los besaba y los ungía con perfume... y Tú, Señor... al reproche de aquellos hombres... les dijiste que a quien más ama, más se le perdona... y perdonaste a la mujer de todos sus pecados, porque había mostrado mucho amor...

Señor y Dios mío... reconozco que soy un pecador indigno de Ti... y que sólo puedo ofrecerte mi humanidad... mis flaquezas y mis debilidades... mis faltas y mis pecados... y que si existe algo digno en mí, es sólo porque Tú lo has inspirado... lo has nutrido... y lo has hecho germinar... Te ruego... ten Misericordia de este pobre pecador que se acerca hasta Ti... y quisiera, amado Jesús, poder hacer como la mujer en la casa del fariseo... quisiera lavar Tus pies con mis lágrimas... y besarlos... y ungirlos con perfume...

Sé que mi amor no es como el de ella... por eso te pido, aviva el fuego que arde en mi corazón... y pon en mi alma el deseo de amarte más... de amarte con todas mis fuerzas... de amarte hasta no poder amar más... y en medio de ese amor... acógeme en Tu Misericordiosísimo Corazón y nunca me dejes escapar de Él...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Sábado 14 abril 2007

por los tibios, los fríos y los calientes...

Señor Jesús... en el Apocalipsis le recriminaste a los laodicenses que: «no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca»... ¡Cuánta repugnancia te causa esta indiferencia, Señor!... Por eso, en este último día de la Novena, te pido por las almas tibias...

Jesús... Tú que eres compasivo y misericordioso... te pido que acojas en tu piadosísimo Corazón a todas las almas tibias e indiferentes... esas que una vez creyeron en Ti y vivieron de acuerdo a Tu Voluntad... más, sin embargo, hoy se encuentran alejadas y distantes de Ti y de Tú Iglesia... te ruego por ellos, amadísimo Dios... pues su mayor pecado no es el estar lejos... sino el desprecio y la apatía que muestran, aún a pesar de conocer su falta... su pecado es estar satisfechos dentro de su tibieza...

Por eso, Señor y Dios mío, te imploro... envía sobre ellas el Espíritu Santo y derrite en ellas el hielo del desprecio... transforma la pereza en prestancia... su apatía en fervor... e infunde en sus corazones el fuego ardiente de Tu Amor...

Te pido también por esas almas “calientes”... esas que tienen celo ardiente por Tu Palabra, por Tu Iglesia y por todo lo que viene de Ti... esas que son fieles, abnegadas, fervorosas y que testimonian Tu presencia en sus vidas... a pesar de las cruces que tienen que llevar... te pido... fortalécelas... guíalas... protégelas... y mantenlas firmes en la fe...

Te pido también por las almas “frías”... esas, que al igual que las “tibias”, carecen de ese celo... esas donde falta fervor en sus corazones... donde no hay abnegación... y la fe se ha debilitado... pero a diferencia de las “tibias”... las almas “frías” siente que le falta algo a sus vidas y a su relación Contigo... y sintiendo este vacío, desean llenarlo... y se esfuerzan, a pesar de su condición... Amado Jesús... en esta noche... tiende Tu mano poderosa hacia ellos... y concédeles el poder ver el fuego ardiente que arde en Tu Corazón...

Esto te lo pido por Tu Dolorosa Pasión,
y Tu Sangre preciosa derramada en la Cruz...
¡Jesús... yo confío en Ti!

Viernes 13 abril 2007

por las almas que esperan en el purgatorio...

Piadosísimo Jesús... San Pablo nos dijo, en su primera carta a los Corintios, que después de la muerte el fuego probará nuestras obras... y aquellos cuyas obras resistan, quedarán salvos, pero como quien pasa a través del fuego... ese fuego del que habla San Pablo es el fuego del Purgatorio... y esta noche, día octavo de la Novena, pongo ante Ti a las almas que están presas en la cárcel del Purgatorio...

Señor y Dios mío... estas almas han reconocido sus pecados y han clamado a Ti suplicando Tu perdón y misericordia... pero saben que necesitan pagar su deuda con Tu justicia... y purificarse antes de poder gozar de tu santa presencia... Te ruego, Tú que eres Compasivo y Misericordioso, permite que las oraciones que se ofrecen por ellas sirvan de bálsamo para aliviar el dolor de sus sufrimientos y mitigar sus penas...

Tú que conoces lo inútil de nuestros esfuerzos y la fragilidad de nuestra existencia humana... Tú, que nos redimiste, ofreciéndonos la oportunidad de alcanzar el Cielo... traigo a los pies de tu Cruz a las almas que esperan en el Purgatorio... te ruego, sumérgelas en Tu Sangre preciosa y límpialas de los efectos del pecado para que puedan estar hoy junto a Ti en la Gloria...

Amado Jesús... de entre todas esas almas, hoy te pido de una manera especial, por las almas de Tus sacerdotes, religiosos y religiosas... te ruego, no mires sus faltas... sino todas las almas que cuidaron para Ti y que ayudaron a encontrase contigo... perdónalas y llévalas ante Ti... para que junto a tus ángeles y tus santos, también glorifiquen por siempre Tu infinita Misericordia...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Jueves 12 abril 2007

por los apóstoles de Tu Misericordia...

Misericordiosísimo Jesús... Tú, que recordaste las palabras que el Padre nos dijo a través del profeta Oseas: «misericordia quiero y no sacrificios»... Tú, que eres la Misericordia misma... te apiadas y compadeces de las miserias de este mundo... hoy, día séptimo de la Novena, traigo ante Ti a todas las almas que veneran y glorifican Tu Misericordia de modo especial...

Señor... estás almas guardan una devoción especial por Tu infinita Misericordia... porque, cómo Santa Faustina, son los “apóstoles” que Tú elegiste para propagar esta “última tabla de salvación” que le ofreces a la humanidad... Te suplico, acoge y guarda en Tu amantísimo Corazón a las almas devotas y fieles... ellas son el reflejo de Tu Amor inmenso y sirven como instrumentos para acercar a los pecadores hacia Tu Misericordia...

Que la humanidad pueda verte y encontrase contigo en esas almas... que sus ojos reflejen la bondad que hay en los Tuyos... que sus labios hablen las Palabras de alivio que salen de Tus labios... que sus manos consuelen como lo hacen las Tuyas... y que sus corazones amen con todo el Amor de Tu Corazón...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Miércoles 11 abril 2007

por esos que tienen un corazón como el Tuyo...

Mi amado Jesús... Tú que dijiste: «aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón»... hoy, sexto día de la Novena, quiero presentarte a todas esas almas que se han hecho pequeñas como niños... y que en su inocencia y su candor, han conocido la gracia de tener un corazón manso y humilde como el Tuyo...

Son esas almas las que depositan en Ti una confianza plena y se abandonan totalmente en tus brazos... te ruego, preserva sus corazones limpios de todas las inmundicias de este mundo... y aumenta en ellos la fidelidad, el candor y la inocencia... para que llenos de alegría y con sencillez filial siempre puedan decirte: ¡Abbá, Padre!

Mi buen Jesús... Tú que dijiste, «dejad que los niños se acerquen a Mí»... mira con ternura a todas las almas nobles y puras que se acercan como niños a Tu muy Compasivo Corazón, fuente de santidad y Misericordia... que todos juntos repitan a una sola voz por siempre:

¡Jesús... yo confío en Ti!

Martes 10 abril 2007

por los que han desgarrado Tu Cuerpo, la Iglesia...

Jesús... hoy, mientras estaba en la Capilla visitándote, recordaba una de las canciones que cantábamos la noche de la Vigilia Pascual: “a nadie le diré te adoro, sino solo a Ti, Señor”... Señor... a veces se nos hace tan difícil recordar que Tú y sólo Tú eres nuestro Dios... a veces nos cuesta tanto escuchar Tú voz y hacer lo que es verdaderamente Tu Voluntad... sin embargo, buscamos cualquier excusa para hacer lo que nos place... aunque hacerlo, nos lleve a apartarnos de Ti...

Por eso, mi Dios... esta noche traigo ante Ti la intención de la Novena para hoy: las almas de los hermanos que se han separado de Tu Iglesia...

Señor... San Pablo, en su carta a los Romanos, nos dice que todos somos miembros de Tu Cuerpo... que es la Iglesia... pero no cualquier iglesia, sino miembros de esa Iglesia que Tú fundaste sobre la roca de Pedro y los Apóstoles... Por eso, cada vez que uno de estos hermanos se aleja de Tu Iglesia... desgarra Tu Cuerpo... ¡te desgarra a Ti!!!!!!!

Amadísimo Jesús... Tú sabes que no es su culpa... muchos se han dejado seducir por doctrinas más fáciles... ya sea por desconocimiento... por ingenuidad... o por pereza... pero ellos piensan que aún te siguen a Ti... y yo sé en mi corazón que Tú no los dejas solos a donde han ido... pero se han privado de Tus Sacramentos y de todas las gracias que Tú dispensas a través de ellos... Te ruego que abras sus corazones y les dejes ver su error... para que amándote como te aman, busquen volver al lugar que Tú separaste para ellos...

También te presento aquellos que por ambición, por envidia o por soberbia han cerrado sus corazones a la dirección del Espíritu Santo... y han decidido seguir un camino distinto al de Tu Iglesia... te pido que sanes esas heridas que llevan dentro y los llames de vuelta a Tu Misericordioso Corazón...

Pero, de una manera especial... quiero pedirte por aquellos que, a conciencia de su error, calumnian y ultrajan a Tu Iglesia... Tu Palabra... Tus santos... Tus sacerdotes... y sobre todo, a Tu Madre, la Santísima Virgen María... Compasivísimo Jesús mió, te suplico que envíes sobre ellos el Espíritu de Verdad... y les concedas el don de Temor de Dios... Transforma sus corazones de piedra en corazones de carne... y ayúdalos para que con un corazón manso y humilde puedan reconocer su error... y nazca en ellos el deseo de regresar a Tu Casa...

Esto te lo pido por Tu Dolorosa Pasión,
y Tu Sangre preciosa derramada en la Cruz...
¡Jesús... yo confío en Ti!

Lunes 09 abril 2007

un sólo rebaño y un sólo Pastor...

Amado Jesús... en esta noche, mientras reflexionaba sobre la intención de la Novena para hoy, vino a mi mente la imagen del Buen Pastor... el que da su vida por sus ovejas... y recordaba que dijiste que había otras ovejas que no formaban parte de Tu rebaño... pero que ellas escucharían Tu voz... y habría un sólo rebaño y un sólo Pastor...

Son esas almas las que quiero presentarte esta noche... esas ovejas que un día se apartaron de Tu rebaño y hoy vagan perdidas sin Pastor... y las que nunca han escuchado Tu voz... pero que Tú llamas insistentemente a formar parte de Tu redil... Esta noche te presento a los que no creen en Dios, y a aquellos que todavía no te conocen...

Piadosísimo Jesús... sé que no soy digno de elevar esta plegaria a Ti... reconozco que por muchos años yo mismo anduve vagando lejos de Tu rebaño... lejos de Tu Iglesia... y lejos de todo lo que Tú me ofrecías... Pero a pesar de mis inconsistencias... de mis flojeras... de mis ligerezas... de mi frágil fe... y de mi falta de valor... Señor... a pesar de mí, Tú siempre estuviste a mi lado... guiándome... dirigiéndome... amparándome...

Hoy te ruego que derrames la gracia de la conversión sobre todos aquellos que no creen en Ti... y sobre aquellos que no te conocen... Mantén la llama viva en los corazones de esos que se han apartado de Tu Iglesia... y reaviva el fuego de esos que en medio de la prueba, han perdido la fe... para que un día todos puedan encontrar el camino de regreso a Tu muy compasivo Corazón...

Y aquellos que nunca te han conocido... que no han tenido la gracia de conocer Tu nombre o escuchar Tu voz... derrama torrentes de Misericordia sobre ellos... guíalos y protégelos... y revélate ante ellos como Camino, Verdad y Vida... para que un día... todos unidos... podamos aclamarte y glorificarte como nuestro único Señor...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Domingo 08 abril 2007

en este día santo y glorioso...

Mi adorado Jesús... en este día santo y glorioso, día en que has vencido a la muerte y te nos muestras en toda Tu majestad y gloria... me acerco hasta Ti... yo, pecador indigno y miserable... a presentarte todas las almas devotas y fieles...

Tú le dijiste a Santa Faustina que fueron ellas las que te consolaron a lo largo del Vía Crucis... y que estas almas fueron una gota de consuelo en medio de un mar de amargura... Por eso hoy, día tercero de la Novena, las sumerjo en la inmensidad de Tu insondable Misericordia...

Te ruego, mi compasivísimo Jesús... derrama abundantes gracias sobre ellas... protégelas y cuídalas en todo momento... para que nunca pierdan el amor que las une a Ti... y aumente en ellas la fe y la confianza que las impulsa a seguirte...

Bendícelas... para que un día puedan llegar a estar en Tu santa presencia... y con Tu Santísima Madre María... con los coros angélicos... y todos los santos... alaben y glorifiquen Tu infinita Misericordia por toda la eternidad... y como Santa Faustina, nunca dejen de repetir:

¡Jesús... yo confío en Ti!

Sábado 07 abril 2007

por esos que Tú has llamado a Tu servicio...

Amadísimo Jesús... hoy traigo ante Ti la intención del segundo día de la Novena: las almas de los sacerdotes y los religiosos... es a través de ellos que fluye Tu Misericordia hacia toda la humanidad...

Por eso esta noche, a sólo horas de levantarte del sepulcro, pongo en Tu Corazón Misericordioso a todos Tus sacerdotes y religiosos... te ruego por esos que Tú has llamado a Tu servicio... por esos que han dejado sus sueños... sus familias... sus vidas... para amarte y servirte... para hacerte presente entre nosotros... consolarnos... aliviarnos de nuestras cargas y nuestras fatigas... y mostrarnos Tu Rostro compasivo y misericordioso...

Te ruego por aquellos que se sienten débiles en su fe... por los que tienen dudas o se han alejado de Ti... reaviva esa llama que un día ardió en sus corazones... y que los impulsó a seguir su vocación...

Te pido por los que están cansados... por los que están enfermos... por los que se sienten solos... o están tristes... llénalos de Tu gracia... fortalécelos... sánalos... restáuralos... derrama sobre ellos Tu misericordia... y concédeles Tu Paz...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Viernes 06 abril 2007

bienaventurados los misericordiosos...

Misericordiosísimo Jesús... esta tarde estuvimos en los oficios de Viernes Santo... y al comenzar, dimos inicio a la Novena de la Divina Misericordia, para irnos preparando para la Fiesta de la próxima semana...

Y allí, mientras hacíamos la Coronilla, recordaba las palabras que dijiste aquella tarde en el Sermón de la Montaña: «bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia»...

Por eso, mi Señor... te pido que me des un corazón misericordioso como el Tuyo... un corazón capaz de acoger el dolor y la miseria de mis hermanos... un corazón que se compadezca del sufrimiento ajeno... y busque aliviarlo... Te ruego, Señor... dame un corazón misericordioso con el que pueda amar como Tú amas... y amándolos a todos, pueda amarte más a Ti...

En esta noche quiero traer ante Ti la intención del primer día de la Novena... por eso, te presento a toda la humanidad, especialmente a todos los pecadores...

Señor... yo reconozco mi pequeñez ante Tu grandeza... reconozco mis faltas y pecados... reconozco que no soy digno de acercarme a Ti... menos aún, de suplicar en mi nombre y en el de aquellos que son pecadores como yo... Pero vengo ante Ti con confianza... sabiendo que Tu Misericordia es mayor que mis pecados y que todos los pecados de la humanidad... Por eso, Señor y Dios mío, te suplico que nos acojas en la morada de Tu muy compasivo Corazón... sumérgenos en Tus Santas Llagas... y límpianos con Tu Sangre Preciosa...

Hoy, día que recordamos Tu sacrificio en la Cruz... te ruego que no mires nuestras culpas... sino el dolor y el arrepentimiento que hay en nuestros corazones... y viendo nuestra miseria, derrama sobre nosotros el mar de Tu Misericordia...

¡Jesús... yo confío en Ti!

Jueves 05 abril 2007

en la Cena del Señor...

Mi adorado Jesús... hacía unos días que no escribía nada en el blog... tampoco he podido escribir mucho en Apuntes del camino... lo curioso es que cuando menos he podido hacer en las páginas, es cuando más visitas ha recibido... pero no me sorprende... lo que está ahí es tuyo y Tú traes a las personas que quieres, en el momento que quieres, para obrar sobre ellos como Tú deseas... ¡bendito seas por eso, mi Señor!!!

Esta noche, mientras estaba en Misa y recordábamos aquella noche en la Última Cena, cuando instituiste la Eucaristía y el Orden Sacerdotal... cuando Padre Wiso les hacía el lavatorio de los pies a los doce jóvenes, yo pensaba en aquella noche cuando Tú lavaste los pies de los apóstoles... Señor... Tú, el Rey de reyes y Señor de señores... el Maestro... el Mesías... el Cristo... Tú, que siendo Dios te humillaste haciéndote hombre... aquella noche te humillaste aún más para darnos ejemplo de humildad, de entrega y de servicio... ¡cuánto debemos aprender de Ti!!!

Señor... esta noche, mientras pensaba en eso... me preguntaba cómo podemos ser tan egoístas... tan orgullosos... y tan soberbios... ¡tanto que nos cuesta darte un poco de nuestro tiempo y ponernos a tu servicio!!!... y si no podemos siquiera hacerlo contigo... ¡cómo vamos a ser capaces de amar y servir a nuestros hermanos!!!

Por eso, en el momento de la consagración, te pedí que me colocaras en tu cáliz... allí, donde ocurre el mayor de los milagros cuando Tú te haces presente en el pan y el vino... allí, donde el Amor misericordioso de Dios se convierte en tu Cuerpo y en tu Sangre... y le pedía al Espíritu Santo que también me transformara a mí... para poder entregarme más a Ti... y a mi prójimo... Señor... gracias por esta noche... y gracias por la Paz que pusiste en mi corazón...

Bueno, mi amado Jesús, por ahora me despido... son las 11:30 de la noche y debo dormir un par de horas antes de regresar a la capilla para acompañarte a las 3:00 de la madrugada... pero antes, te ruego por todas las personas que visiten el Monumento durante esta vigilia... derrama sobre ellos Tu Gracia y concédeles a todos Tu Paz... Amén...